• Cuando Edmundo Rivero e Isabel Sarli tuvieron un romance de cine

    El pasado mes de Agosto de 2010  en Argentina, tuve oportunidad de ver una entrevista a Isabel Sarli en el programa de Susana Jiménez, emitido desde Buenos Aires. Estaba con su hija, estupenda como siempre, muy bien conservada. No hace mucho me enteré de que estaba atravesando por un momento delicado de salud. “Coca”, como se la conoce, comenzó su carrera cinematográfica de la mano de Armando Bó, debutando con aquella película llamada “El trueno entre las hojas” en 1958.

    Fue la auténtica revolución del erotismo en el cine argentino. Vendrían muchas más, entre ellas “Setenta veces siete” (1962), “Carne" (1968), hasta “Mis días de gloria” (2010), casi cuarenta películas.

     

    Con Edmundo Rivero

    En el año 1964 filma “La diosa impura”, dirigida por Armando Bo. Se incorporan al elenco varias figuras del tango, entre ellas Edmundo Rivero, Roberto Grela, Domingo Federico, Enrique Mario Franchini y Armando Pontier.

    Edmundo Rivero le canta el tango Sin Palabras a Isabel Sarli en el transcurso de la película "La Diosa Impura" dirigida por Armando BoHay una intervención inolvidable de Rivero cantando “Sin palabras” de Enrique Santos Discépolo y Mariano Mores. El cantor que en este año ha recibido numerosos homenajes con motivo de los cien años de su nacimiento, no era novato en estos menesteres.

    Había participado en otras películas tales como “El cielo en las manos”,(1950), “Pelota de cuero, historia de una pasión “ dirigida por Bo (1963) y luego de “La diosa impura”, intervendría en “Buenos Aires, verano de 1912" no estrenada comercialmente (1966) y en “Argentinísima II” (1973)
     

    Edmundo Rivero en "La Diosa Impura" canta el tango "Sin Palabras" acompañado por Roberto Grela y su conjunto de guitarras



    Sin Palabras
    Tango (1946)
    Letra: Enrique Discépolo
    Música: Mariano Mores

    Nació de ti
    buscando una canción que nos uniera,
    y hoy sé que es cruel,
    brutal, quizás, el castigo que te doy...
    Sin palabras esta música va a herirte
    donde quiera que la escuche tu traición;
    la noche más absurda, el día más triste,
    cuando estés riendo o cuando llore tu ilusión...
    Perdóname si es Dios
    quien quiso castigarte al fin
    si hay llantos
    que pueden perseguir así,
    si estas notas que nacieron por tu amor
    al final son un silicio
    que abre heridas de una historia...
    ¡Son suplicios! ¡Son memorias!
    Fantoche herido, mi dolor
    se alzará cada vez
    que oiga esta canción...
    Nació de ti
    mintiendo entre esperanzas un destino,
    y hoy sé que es cruel,
    brutal, quizás el castigo que te doy...
    Sin decirlo, esta canción dirá tu nombre;
    sin decirlo, con tu nombre estaré yo...
    ¡Los ojos casi ciegos de mi asombro
    junto al asombro de perderte y no morir!

    Notas relacionadas con Edmundo Rivero

    Una noche en Argentina. Rivero y Yupanqui guitarrean. Roberto Chavero lo recuerda
    Tango argentino. Chamuyo de Edmundo Rivero con Roberto Selles antes del espiante
    Argentina Tango con Roberto Selles y Edmundo Rivero, cafecito y mate cocido
    El Edmundo Rivero del tango argentino que conoci
    Cuando Edmundo Rivero e Isabel Sarli tuvieron un romance de cine
    Hay tango argentino cuando Eduardo Giorlandini habla de Edmundo Rivero
    Tango Argentino. Edmundo Rivero en un viejo almacén del Paseo Colón
    Viejo Almacén, Buenos Aires, Argentina, recuerda a Edmundo Rivero
    La Academia Nacional del Tango de Argentina recuerda a Edmundo Rivero

    Rodolfo Ghezzi         
    Argentina al Mundo  recordando los puentes entre el tango y el cine argentino

    Compartir en

    Lista de comentarios

    jairo hurtado14/11/2014 20:37:03

    Hermosas remembranzas viene a mi mente, recuerdos inolvidables de esa <Diva> hermosa y deslumbrante. Recuerdo la voz inolvidable de este cantor sublime.

    cesar j. tamborini duca14/01/2012 13:26:11

    Fantástica, como siempre, la interpretación de Edmundo Rivero, a quien tuve ocasión de ver personalmente en "El Viejo Almacén", amenizando cenas con esa voz tan característica y tan llena de sensibilidad y esas sus enormes manos que parecían lanzar al aire las letras de los tangos. Regocija verlos, a él y a Isabel Sarli, tan jóvenes; gracias al milagro de la cinematografía, que tanto ayudó a la difusión del tango. Excelente Eduardo, como de costumbre, tu nota. Un abrazo tanguero
    César

    1

    Escribe un comentario

    Nombre (requerido)
    Email (requerido, no será publicado)
    Recordar los datos en este equipo
    Proteccin de datos
google-site-verification: googled79617e5f852b5e6.html