• Carlos Hugo Burgstaller en Argentina Tango / España

    Nos conocemos a través de Ricardo Schoua, el realizador de TYCP Tango y Cultura Popular desde la querida Rosario, en Argentina. Sus notas sobre el tango, sus cultores e importancia cultural; las apreciamos por penetrar en el corazón de temas a los que trata con erudición y excelente factura, le han permitido ganarse un lugar importante en el mundo tanguero. Le hemos pedido nos contara su vida en torno a los tangos. También aquí ha mostrado su buena pluma…

    "Cuando tallan los recuerdos"

    Fueron varias las veces que comencé a escribir este artículo (nota, confesión o como quiera usted llamarla) y no pude siquiera avanzar más allá de dos o tres oraciones. Y la razón no era que me sentía incapaz de escribir sobre mi, nada más sencillo que escribir (o hablar) de uno mismo. Había otro problema:

    ¿Cómo presentarme y al mismo tiempo relacionar todo con el tango?

    Tengo cincuenta y cuatro años, no viví los grandes bailes, ni la década del 40’, no disfruté en vivo a las grandes orquestas, ni presencié las actuaciones de los máximos cantores.  Entonces ¿Cómo hacerlo? Y encontré la punta del ovillo y pensé (y pienso) que la mejor forma de encarar estas líneas es contar cómo llegué al tango o como el tango llegó hasta mi.

    En un reportaje a Roberto Goyeneche le escuché decir lo siguiente: “No te gusta el tango, viví un poco más”. En otra oportunidad, no recuerdo donde ni a quien, escuché esta otra frase: “No te gusta el tango, no importa el tango te va a esperar”. Y tengo la sospecha que algo muy oculto en estas dos sentencias es lo que me ocurrió.

    Y todo comenzó, como debe ser, el día de mi nacimiento: 14 de enero de 1958. Como solía ocurrir entonces, yo nací en mi casa, en mi barrio de Caseros en lo que se conoce como el Gran Buenos Aires (es decir no soy porteño, soy bonaerense). Todo ocurrió en el dormitorio de mis padres en una casa repleta de parientes que esperaban ansiosos mi llegada sin que supieran quien era yo. En aquella habitación de techos altos y ventanas con persianas y banderolas, aquel caluroso medio día, la vieja radio estaba encendida. En el exacto momento en que aparecí a este mundo la voz del Zorzal salía de la radio y lo invadía todo con aquello de “Varón pa’ quererte mucho”. Hoy pienso que la semilla fue plantada en aquel instante y el tiempo la hizo germinar.

    Con los años solo tuve una relación con el tango a través de esta historia que era un comentario recurrente cada día de mi cumpleaños. La adolescencia trajo el rock, la guitarra eléctrica y el obligado “conjunto”. La literatura me fue abriendo otras puertas y los libros comenzaron a amontonarse en mi cuarto (compartido con mi único hermano). Otras ambiciones surgieron; el deseo de ser marino, la experiencia universitaria con la abogacía, luego el comercio y diversos trabajos hasta encontrar en el diseño gráfico un camino posible y feliz.
     
    Había pasado el tiempo y yo portaba veinti y tantos años, cuando una noche, como tantas otras, me quedé a dormir en casa de mi abuelo paterno. Sabía que aquel día, era un lunes, comenzaba un ciclo de películas de Carlos Gardel en Canal 13 de Buenos Aires. Una película por noche a partir de las cero. A la hora señalada acomodé un sillón frente al televisor y me preparé a satisfacer una extraña curiosidad que sentía y no podía entender.

    La película de esa noche era “Cuesta abajo” y para quien la recuerde la primer escena muestra el frente de un bar y de pronto por la derecha de la pantalla entró Carlos Gardel y yo me emocioné; lágrimas brotaron de mis ojos y aunque seguía sin entender por qué había decidido ver esa película un primer brote comenzó a surgir de aquella, hasta ese momento dormida, semilla que había sido plantada aquel mediodía de enero del 58.

    Y tuvieron que pasar otros veinte años para que de pronto y sin saber como aquella semilla comenzó a convertirse en árbol. Para ese tiempo, caminando la década de mis cuarenta, viviendo en Salta, provincia del norte de la Argentina, casado y feliz, llegué al tango o el tango llegó a mí. Primero fue la radio (ejercicio que venía practicando desde hacia unos años pero en otros rubros). Un primer modesto programa: “Tango, siempre 2 x 4”, luego vino un proyecto más ambicioso “La montaña mágica” (reminiscencias literarias por supuesto) hasta desembocar en la actual “Mala Junta” que en este 2010 entra en su quinto año en el aire.

    En medio de todo esto, la inconciencia o el atrevimiento me llevaron a dar una conferencia sobre aspectos pocos conocidos de Carlos Gardel y a partir de ese instante no me detuve. O quizás debería decir el tango (en todas sus formas) me sedujo y no me abandonó.

    Más charlas, ciclos de cine, organización y puesta en escena de espectáculos, comedias musicales de mi autoría, muestras de afiches, notas en diarios, revistas (nacionales e internacionales), hasta tener la fortuna de presentarme en julio del 2008 en Montreal (Canadá) dando una conferencia en “La tanguería” un reducto tanguero de aquellos pagos. Y la suerte me siguió acompañando pues en esa misma ciudad grabé cuatro programas como invitado en “Buenos Aires – Montevideo – Montreal y viceversa” programa que conduce Daniel Saindon.

    Estos últimos años fueron vertiginosos, tangueramente hablando, con enorme satisfacciones, reconocimientos y el constante deseo de seguir por este camino, tratando de mostrar que el tango es un universo infinito, complejo y lleno de alegrías y sorpresas. Un universo que crece y explora nuevos rumbos constantemente; que no se detiene y el cual quiero yo mostrar.

    Si lo hecho hasta hoy estuvo bien o mal el tiempo y ustedes lo dirán, pero tengo la íntima certeza que la elección (si es que se puede elegir) de este camino ha sido una de los más gratificantes hallazgos que pude tener. Por todo eso es que digo: Muchas gracias.

    Carlos Hugo Burgstaller

    De una muy amplia carpeta de realizaciones, hemos escogido sus producciones literarias y colaboraciones periodísticas, siempre en torno al tango:

    Obra Musical: Es el autor del musical “Tan... Gotán, una historia de arrabal” y además de  “Así se baila el tango”, “¿Dónde hay un tango?” –y “Con las alas plegadas”

    Ha elaborado el ensayo “El Tango...¿Una eterna recreación?” en el que plantea el estancamiento del tango en cuanto a la aparición de temas que se transforman en clásicos, sosteniendo que, por ahora, el tango es una recreación de viejos (clásicos) temas. Postula, además, que en las últimas décadas son los cantores los que mantienen vivo al tango, y para ello cita como ejemplo a Julio Sosa, Roberto Goyeneche y Adriana Varela

    Es el autor del guión de “Angel Villoldo, el papá del tango”, en formato audiovisual

    Espectáculos con el grupo “Los cosos del Tango”: “En la mesa del Bar”,  “Historias con Tangos I y II”,  “Historias de barrio y tango”,  “Tangueros”, “Tres tipos tangueros” y distintas presentaciones en la Fundación Salta, Museo Hernández, Alianza Francesa de Salta, etc.

    Notas, artículos y entrevistas en torno al tango en distintos medios especializados como “Tanguera” y “Siempre Tango”, revistas editadas por la Asociación Cultural del Tango de Salta, en la capital de la Provincia de Salta; “Tango Reporter” editada en Los Ángeles, EEUU por Carlos Groppa;  “TYCP Tango y Cultura Popular”, editada en Rosario, Provincia de Santa Fe, por Intertango, dirigido por Ricardo Shoua; “El diario de Salta”, donde publica sus notas en su sección “Historias tangueras”.

    Estimado Carlos Hugo, nuestro saludo y felicitaciones por su aporte al tango argentino.
    Eduardo Aldiser
    Argentina al Mundo presentando a los difusores y estudiosos del tango argentino

    Compartir en

    Lista de comentarios

    Escribe un comentario

    Nombre (requerido)
    Email (requerido, no será publicado)
    Recordar los datos en este equipo
    Protección de datos
google-site-verification: googled79617e5f852b5e6.html