• Argentina Tango - Ricardo “Chiqui” Pereyra - esa voz que emergió

    Parecía que iba a ser una noche más de “Grandes valores del tango”, el programa de referencia para la música ciudadana en la televisión argentina. Presentaron para la ronda de concursantes a Ricardo “Chiqui” Pereyra.  Al momento los directivos de Canal 9 de Buenos Aires, vieron que allí había madera. Noble madera llegada desde General Roca, en la provincia de Río Negro, en la Patagonia Argentina.  Al momento le firmaron un contrato que lo tuvo ligado al programa por muchos años.

    Por aquel entonces, finalizando los ochenta, recuerdo cómo nos impactó a los realizadores de La Ronda de los Tangos en Rosario, y a nuestros oyentes, la llegada del primer LP grabado por este cantorazo que venía a aportar nuevos matices y a enriquecer, con gran presencia en el escenario y una cuidada puesta en escena, a la música ciudadana. Como nosotros, en toda la Argentina tanguera se le dio la bienvenida.

    Su carrera posterior vino a avalar las expectativas iniciales y ahí lo tenemos grabando discos que son verdaderos incunables, junto a artistas tan únicos  como Mercedes Sosa o mi amigo Lito Vitale en su última producción. “Viento que vino del sur”, un capítulo importante en su producción discográfica, con doce títulos y un especial, “Una vida de tango” que le ha reditado la Sony Music con sus grandes éxitos.

    La vigencia de Ricardo “Chiqui” Pereyra está cimentada en su entrega al público, en la manera de abordar los tangos, desde adentro.  Esa pasión que trasmite es la que nos llega en su interpretación del tango “Mala suerte” en el Canal 26 de Argentina… vamos “Chiqui” todavía!

    Mala suerte
    Tango argentino (1939)
    Letra:    Francisco Gorrindo 
    Música: Francisco Lomuto 


    Se acabó nuestro cariño -, me dijiste fríamente.
    Yo pensé pa´ mis adentros, - Puede que tengás razón -...
    Lo pensé y te dejé sola, sola y dueña de tu vida
    Mientras yo con mi conciencia me jugaba el corazón.
    Y cerré fuerte los ojos, y apreté fuerte los labios,
    Pa´ no verte, pa´ no hablarte, pa´ no gritarte un adiós...
    Y tranqueando despacito me fui al bar que está en la esquina
    Para ahogar con cuatro tragos lo que pudo ser tu amor.
     
    Yo no pude prometerte cambiar la vida que llevo
    Porque nací calavera y así me habré de morir,
    A mí me tiran las farras, el café, la muchachada
    Y donde haya una milonga yo no puedo estar si ir.
    Bien sabés cómo yo he sido, bien sabés cómo he pensado
    De mis locas inquietudes, de mi afán de callejear,
    ¡Mala suerte si hoy te pierdo! ¡Mala suerte si ando solo!
    ¡El culpable soy de todo, ya que no puedo cambiar!
     
    Porque yo sé que mi vida no es una vida modelo
    Porque el que tiene un cariño, al cariño se ha de dar,
    Y yo soy como el jilguero que aún estando en jaula de oro
    En su canto llora siempre el antojo de volar...
    He tenido mala suerte, pero hablando francamente
    Yo te quedo agradecido, has sido novia y mujer,
    Si la vida ha de apurarme con rigores algún día
    Ya podés estar segura que de vos me acordaré.
     
    Eduardo Aldiser
    Argentina Mundo con los intérpretes que le dan lustre al tango argentino

    Compartir en

    Lista de comentarios

    Escribe un comentario

    Nombre (requerido)
    Email (requerido, no será publicado)
    Recordar los datos en este equipo
    Protección de datos
google-site-verification: googled79617e5f852b5e6.html