• Argentina Tango - Muñeca brava - Enrique Cadícamo

    Y así lo entiende don Eduardo Giorlandini, prestigioso abogado, profesor, escritor y político de Bahía Blanca, en la Provincia de Buenos Aires, Argentina. En una ocasión hizo un análisis para los amigos de Terapia Tanguera que vamos a reeditar parcialmente, ilustrándola con una versión del tango "Muñeca Brava" cantado por Alberto Castillo. Aquí mismo lo puede encontrar cantado por Lalo Martel junto a una entrevista al gran cantor argentino, radicado en Santiago de Chile. Enrique Cadícamo es sin dudas, uno de esos personajes inolvidables del mundo del tango argentino, por su obra y su personalidad. Veamos cómo la letra de esta Muñeca Brava encierra tantos arcanos que el Dr. Eduardo Giorlandini nos descifra así:

    Muñeca Brava


    La palabra "muñeca", con el significado de ´mozuela frívola y presumida´, no es extraña al Diccionario de la Lengua Española, que la señala como término en sentido figurado y familiar. El uso, con tal significación, es reciente si consideramos que utilizamos numerosas palabras con más de doscientos años de antigüedad, aunque hayan experimentado cambios a través del tiempo, muñeca, por alusión a una mujer joven, apareció en el siglo pasado.

    En la letra del tango "Muñeca Brava", lo que expresa el autor se identifica con la fuente española. Sin embargo, en la Argentina, con más intensidad se refiere a una hermosa muchacha y no es una palabra despectiva. Y, así, desde este punto de vista es un argentinismo. Por supuesto que existen otras acepciones y aplicaciones. Ahora, mi explicación se limita al poema tanguero, de autoría de Enrique Cadícamo, cuya música corresponde a Luis Visca.

    Los galicismos de don Enrique Cadícamo ayudó a difundir en la Argentina palabras de la lengua francesa, letras mediante. Una de éstas es "Muñeca Brava", donde entrevera lunfardismos y galicismos, como madame, frapé, gigoló y biscuit. Además trasladó el Trianón del Paque de Versalles a Villa Crespo del "Negro Cele"donio Esteban Flores. El Trianón francés fue una mansión real: la primera construida por Luis XIV y la segunda por Luis XV; un Trianón grande y otro pequeño (éste fue el preferido por María Antonieta).

    Obra del pintor y bandoneonista rosarino Alberto Bono, Mujer y bandoneónHistóricamente, los argentinos nos acostumbramos a estas palabras en los tangos, aun sin conocer su significado. Pero, por el intercambio idiomático, sin profundizar en sus causas o motivaciones, entreveramos a París con Puente Alsina y a Versalles con Villa Crespo. El asunto era remplazar mina por madame, frío por frapé, proxeneta o caralisa por gigoló y galleta por biscuit, o bien, de utilizar distintas palabras por rima o para evitar repeticiones o enriquecer el idioma. Rastreando en las letras de los tangos, observamos que el aporte del francés al idioma vivo de los argentinos ha sido muy importante. Más todavía, lo ha sido de la Europa latina y no solo idiomáticamente sino culturalmente.

    Para muestra basta un verso: "Che, madame, que parlás en francés," es suficiente para ilustrar el concepto, es decir para demostrar la influencia de otros idiomas en el español que se habló en nuestro país desde antiguo. El antiguo castellano tse se escribió che (véase la obra de José Gobello), de lo que hay referencias en las obras clásicas españolas. Esteban Echeverría registró la palabra en su obra El matadero, para llamar la atención de la "negra bruja". En la lengua araucana, che significa ´hombre´, ´gente´, aunque solamente se emplea como sufijo: por ejemplo, tehuelche, ´hombre del sur´. Che pertenece al país, pero particularmente al sur de él y al sur de la provincia de Buenos Aires y, asimismo, a algunas regiones de España, como Valencia, donde se conoció una copla anónima:

    "En Zaragoza nací / y en Valencia estuve un año: / allí me llaman el che / y allá me llaman el maño". (citado por Gobello)

    Maño deriva de magno, grande; se llamaba así al aragonés, al natural de Aragón y es una expresión de cariño entre personas que se quieren bien. Pero madame en las letras tangueras no es formal. Es casi irónico o burlón y quiere decir lo contrario de lo que significa: no se trata de una señora sino de una naifa milonguerita de un barrio, flor de pecado, gigoló incluido. El término madame, francés, dejó de significar ´señora´ para constituirse en madama, que era la regente o la dueña del prostíbulo.

    Curiosamente, acerca de parlar, es una palabra común al italiano, al español y al lunfardo. En el italiano, con una leve diferencia, es parlare, ´hablar´. En el español, es conocida desde el siglo XIV y aparece en las obras de Leandro Fernández de Moratín y en El Criticón de Baltasar Gracián. Según Jorge Luis Borges fue registrada por Juan Hidalgo.

    Dice: "Che, madame, que parlás en francés / y tirás ventolina a dos manos". En una versión distinta y anterior los versos son distintos: "Che, madame, que parlas en francés / y tirás el dinero a dos". O bien: "Che, madame, que parlás en francés / y tirás meneguina a los giles".

    Hasta aquí el Dr. Giorlandini. Y aquí el cantor de los cien barrios porteños, ese arrabalero que nos llega al corazón, Alberto Castillo, lo chamuya con la mano haciendo bocina...


    Muñeca brava
    Tango (1929)
    Letra:  Enrique Cadícamo
    Música: Luis Visca

     
    Che madam que parlás en francés
    y tirás ventolín a dos manos,
    que escabiás copetín bien frapé
    y tenés gigoló bién bacán...
    Sos un biscuit
    de pestañas muy arqueadas...
    Muñeca brava
    bien cotizada.
    ¡Sos del Trianón...
    del Trianón de Villa Crespo...
    Milonguerita,
    juguete de ocasión...

    Tenés un camba que te hacen gustos
    y veinte abriles que son diqueros,
    y muy repleto tu monedero
    pa´ patinarlo de Norte a Sud...
    Te baten todos Muñeca Brava
    porque a los giles mareás sin grupo,
    pa´ mi sos siempre la que no supo
    guardar un cacho de amor y juventud.

    Campaneá la ilusión que se va
    y embrocá tu silueta de rango,
    y si el llanto te viene a buscar
    escurrí tu dolor y reí...
    Meta champán que la vida se te escapa,
    Muñeca Brava, flor de pecado...
    Cuando llegués
    al final de tu carrera,
    tus primaveras
    verás languidecer

    Eduardo Aldiser

    Argentina Mundo con los creadores del tango argentino

    Compartir en

    Lista de comentarios

    CARLOS LAGOS20/05/2014 19:00:55

    EXCELENTE

    cesar jose tamborini duca20/05/2014 17:16:02

    Grandioso tango, principalmente en la versión de Alberto Castillo, una de las mejores. Felicitaciones al maestro del periodismo Eduardo Aldiser, que nos presenta cada día un personaje histórico y emblemático del tango, como en esta ocasión Enrique Cadícamos hermanado musicalmente con Alberto Castillo.

    1

    Escribe un comentario

    Nombre (requerido)
    Email (requerido, no será publicado)
    Recordar los datos en este equipo
    Protección de datos
google-site-verification: googled79617e5f852b5e6.html