• Agustín Magaldi en Argentina Tango de España - Por Andrés Hidalgo


    Estas  notas las ha escrito Andrés “Lolo” Hidalgo, estudioso sanjuanino del folklore argentino, de quien pueden leer en este multiportal sus palabras sobre Carlos Vega Pereda. Ahora llega con un serial sobre “La voz sentimental de Buenos Aires”


    La Muerte de Magaldi 

    Agustín Magaldi, la voz sentimental de Buenos Aires, vivió sus últimos años en el barrio de Montserrat, en el edificio de la esquina de Solís y Moreno, denominado Casa de los espejos. La fachada se distingue por las placas recordatorias que memorizan su presencia. Agustín Magaldi venía sufriendo  malestares hepáticos con cólicos dolorosos, él no los manifestaba porque después de un reposo se calmaba.

     

    Dos grandes del tango argentino junto a otro buen cantor. Agustín Magaldi, Pedro Noda y Carlos Gardel de isq.  a der. El 5 de septiembre de 1938 su médico el Dr. Goyena, lo interna en el Sanatorio Otamendi. Agustín  presentaba  un cuadro hepático agudo, después de los estudios correspondientes deciden operarlo, la intervención a cargo del Dr. Pedro Valdéz fue un éxito, pero 48 horas más tarde el cuadro se agravó.

     El 8 de septiembre de 1938 a las 7:10 de la mañana fallece, a la temprana edad de 39 años. Sus restos fueron sepultados en el Cementerio de la Chacarita en Buenos Aires, Argentina. Con la muerte de Magaldi, nacía un nuevo mito de la canción popular argentina. En homenaje a él,  una calle de Buenos Aires lleva su nombre.

    En el corazón de los argentinos sigue presente. En la cuarta entrega vamos a recorrer momentos del gran cantor argentino.

    Andrés “Lolo” Hidalgo andreshidalgo1948@yahoo.com.ar

    Agustín Magaldi canta "Consejo de Oro"

    Consejo de oro
    Tango
    Letra:  Arquímedes Arce
    Música: Agustín Magaldi


    Yo era un purretito
    cuando murió mi viejo
    Fue tanta la miseria
    de mi viejita y yo.
    Comíamos llorando
    el pan mugriento y duro
    Que en horas de miseria
    mi mano mendigo.

    Mi pobre viejecita
    lavando ropa ajena
    Quebraba su espinazo
    al pie del piletón
    por míseras monedas
    con que calmaba apenas
    las crueles amarguras
    de nuestra situación.

    Fui creciendo a la bartola
    de mis años juveniles,
    agarre por el camino
    que mejor me pareció.
    Me codié con milongueras,
    me atore con copetines
    y el mejor de mis amigos
    cuando pudo me vendió.

    De engrupido me hice guapo,
    me encerraron entre rejas
    y de preso ni un amigo
    me ha venido a visitar.
    Solo el rostro demacrado
    y adorado de mi vieja
    se aplasto contra la reja
    para poderme besar.

    Por eso compañero,
    por tantos desengaños
    no me convence nadie
    con frases de amistad.
    Hoy vivo con mi madre,
    quiero endulzar sus años
    y quiero hacer dichosa
    su noble ancianidad.

    Me siento tan alegre
    junto a mi madrecita,
    es el mejor cariño
    que tiene el corazón.
    Ese si que es un cariño
    que nadie me lo quita,
    cariño que no engaña
    ni sabe de traición.

    A ese amigo que es tan joven
    le daré un consejo de oro,
    deje farras y milongas
    que jamás le ha de pesar,
    cuide mucho a su viejita
    que la madre es un tesoro.
    Un tesoro que al perderlo
    otro igual no encontrara.

    Y no hagas como aquellos
    que se gastan en placeres
    y se olvidan de la madre,
    ni le importa su dolor.
    Que la mata de disgustos
    y recién cuando se muere,
    se arrepienten y la lloran
    y comprenden su valor.

    Argentina al Mundo con la historia del tango argentino y sus grandes cantores

    Compartir en

    Lista de comentarios

    Salvador Nunez14/05/2017 16:25:08

    Hermoso.

    Román Pérez Torres19/05/2015 13:16:02

    Desde adolescente, me agradan, me llenan de emoción y de rara nostalgia, (no era consciente de si tenía o no motivos directos, o experiencias relacionadas con sus contenidos), tangos comoCama vacía, Consejo de Oro, Sentimiento Gaucho, Mano a Mano, Cuesta Abajo, y otros, interpretados por Carlos Gardel, Libertad Lamarque u otros artistas. su letra y su música me hacen vibrar, sentir hondamente y...a veces...llorar.

    1

    Escribe un comentario

    Nombre (requerido)
    Email (requerido, no será publicado)
    Recordar los datos en este equipo
    Protección de datos
google-site-verification: googled79617e5f852b5e6.html